Crossover o ya no sé que más pensar

Cuando se dan situaciones bizarras en las que uno puede resultar más que sorprendido, la dinámica de nuestro mundo nos obliga a intentar comprender. Sólo a intentarlo. Nos topamos con situaciones tan diversas que enumerarlas sería, además de apoteósico, inútil, porque siempre quedarían muchas fuera de la lista. Así que, comentaré solo una, y por demás curiosa:

Siempre he sido un seguidor acérrimo de la música pesada, hardcore, metálica, como quiera que quiera llamársele. Una de mis bandas favoritas es Tool, cuyo ascenso me tocó atestiguar gracias a que en esas épocas (1990-1992) me era relativamente fácil obtener un sinnúmero de publicaciones musicales de corte metalero*. Así que yo sabía de Tool, una banda compleja, llena de matices... que nunca había escuchado. Hasta que llegó, por fin, a mis manos, un sampler (un cassette variado, pues) que contenía, entre otras rolitas, una que se llamaba "Sober" que eventualmente llegó a ser considerada una de las obras maestras de Tool. Y bueno, gracias a "Banda Rockera", un fanzine que progresivamente llegó a convertirse en revista de la mano de Vladimir "Vladi" Hernández (RIP), leí que el demo de Tool se llamaba "Toolshed".

Era tan difícil (al menos para mí) conseguir música en aquellas épocas, que donde veía cassettes me asomaba tratando de cruzar la mirada con esta imagen, la portada del demo:



Pero, oh... a esta ciudad nunca llegaban "de esos".

Y a qué viene todo este rollo? a una imagen como éstas:





Un pichón!!! Cristian Castro se tatuó un pichón!!! Era el rumorcillo. Y uno, incapaz de contradecir por temor a tener que soltar toda la verborrea una y otra vez, se quedaba callado.

Y sí, es ése Cristian Castro. Ese que cantaba "Gallito Feliz" y que tuvo la maravillosa puntada de participar en ese doloroso artilugio visual denominado "Azul", que le hacía marco a la canción del mismo nombre. (Aquí la palabreja "crossover" queda al pelín. (Cristian) Estaba justo en los límites y no se sabía para qué lado se iba a inclinar, pero algún tiempo después la noticia de su primer** matrimonio "disipó" las dudas, al menos la de sus fans).

Según el periódico "El Siglo de Torreón", "Pocos saben que (Cristian) es un fiel seguidor de Pink Floyd y que lo que canta no es precisamente lo que escucha. Además, su colección de camisetas metaleras tampoco es un secreto. Una de las anécdotas que existen acerca del gusto que tiene el primogénito de Verónica Castro por el rock, es que el intérprete de Gallito Feliz fue el causante de que Rata Blanca viniera a tocar por primera vez a México, allá por la década de los años 80".

Y según el propio Cristian, "Decidí que Tool había influido muchísimo en mi vida porque justamente esa violencia de la que hablan las letras de Maynard (compositor y vocalista del cuarteto [Tool]) la vivo dentro de mí y, de alguna manera, también siento esa impotencia también con la propia vida, de no poder cambiar yo la mente, y cómo son las mentes de los demás".

Y tenemos de regreso a la mentada palabreja: crossover. Porque? porque Cristian Castro:
- Es un metalero, fan de Tool, que subyugado por fuerzas oscuras, se dedicó a interpretar música pop.
- Es un cantante pop, que en un lapsus perdió la cordura (recordemos que es hijo de el "Loco" Valdés), y encontró refugio en la música metálica.
- Es un chavo tranquilón que, después de acomodarse una inusual peda de niveles industriales, despertó con la espalda tatuada.
- Es un cantante con un nivel medio de popularidad, que con el afán de subir su rating (y sus bonos), hace que su equipo de marketing le dibuje el logo de Tool cada vez que va a salir sin camisa.

En fin, que lo que hay en la espalda de Cristian es el logo de una de las bandas mas complejas que existen sobre la faz de la tierra. No, no es un "pete". Y que conste que no es por defender al Cristian, sino por salvaguardar el arte de Tool. Héme aquí con mi maldito "crossover***".

* En esa época berreaba en un grupo metalero.
** No sé cuantas veces se ha casado el susodicho.
*** Situación en la que dos o más cosas, personajes, historias, entornos, universos o medios, por lo demás separados, se encuentran e interaccionan entre ellos.

Bueno, relajémonos:



Gracias a la web de El Siglo de Torreón.

Entradas populares